Amaestramiento de llaves

¿Eres de los que debe cargar con un gran manojo de llaves? ¿No encuentras cómo llevar tu pesado llavero? No es necesario que andes como san Pedro llevando un montón de llaves, pues afortunadamente un amaestramiento de llaves te ayudará a terminar con ese problema.

¿Qué es un amaestramiento de llaves?

Para que nos entendamos fácilmente, un amaestramiento de llaves no es otra cosa que la generación de una llave maestra. Es decir, se trata de un sistema planificado de cierre, que posibilita que una misma llave abra más de un cilindro. Pero no te preocupes, esto no cambiará los niveles de acceso, pues cada cerradura puede seguir teniendo su propia llave individual, aunque haya sido amaestrada.

Este mecanismo es muy conveniente para quienes deben tener acceso a distintas áreas con permisos de entrada limitados. Entre sus ventajas podemos mencionar:

  • Reducción del número de llaves de la persona a cargo.
  • Permite un mejor control de las llaves en poder de terceros.
  • Es una excelente alternativa para el personal de mantenimiento, servicios generales, limpieza, etc., quienes por la naturaleza de su trabajo deben llevar un gran número de llaves.

Si este tema te interesa, solo debemos advertirte que para poder amaestrar las llaves es necesario que todas sean de la misma marca o, al menos, que la forma de entrada de la llave y las dimensiones del bombillo sean idénticas.

Existen varios tipos de amaestramientos:

  • Amaestramiento de cerraduras y bombillos: En este caso todos los bombillos y cerraduras podrán ser abiertos por una misma llave. Es ideal para viviendas unifamiliares, pues permite abrir el garage, trastero, puerta principal, etc., con una sola llave.
  • Amaestramiento sencillo: este tipo de instalación permite mantener una llave independiente para cada cerradura, además de una llave maestra que puede abrir varias puertas. Es el tipo de amaestramiento indicado para oficinas, escuelas, fábricas, hoteles etc.
  • Amaestramiento de cerraduras centrales: gracias a este sistema puedes centralizar en una única llave todos los accesos a tu vivienda, incluidos los espacios comunes, buzón, trastero, etc. De esta manera, en un edificio residencial, por ejemplo, cada vecino puede usar su llave particular tanto para abrir la puerta de su casa como para acceder a las áreas comunitarias. Esto no significa que su llave le sirva para acceder a otras viviendas, pues los accesos son discriminados.
  • Amaestramiento portal con zonas mancomunadas: cuando varios portales comparten áreas como el garaje, el jardín o la piscina, este mecanismo permite que con una sola llave cada vecino puede acceder tanto a su vivienda como a las áreas mancomunadas.
  • Amaestramiento por Gran maestra y submaestra: en este caso se pueden dividir los accesos por grupos, permitiendo la creación de una llave maestra para un sector específico (la planta de un edificio o de un departamento de una empresa, por ejemplo), además de contar con una llave maestra general, o Gran maestra, que puede abrir todos los accesos de todos los grupos. Adicionalmente se puede tener llaves individuales para cada acceso. Este tipo de sistema facilita la creación de accesos discriminados en instalaciones como entidades públicas, hospitales, empresas con varias sedes o divisiones, etc.